Nota de opinión por Jorge Harán, VP Regional de Transformación Digital, BGH Tech Partner

Fuente http://www.canal-ar.com.ar/25819-Planificacion-financiamiento-y-conectividad-los-ejes-para-una-ciudad-inteligente.html

Las ciudades inteligentes o smart cities son aquellas donde se recurre a tecnologías vinculadas con Internet of Things (IoT) e inteligencia artificial para implementar nuevos modelos de gestión de los servicios públicos, y automatizar procesos que permiten a los gobiernos gestionar la ciudad de una manera más efectiva, con mayor capacidad de reacción y una mejor respuesta hacia los ciudadanos.

Son un fenómeno que se está desarrollando en todo el mundo, a raíz de factores como el cambio climático, el aumento del número de ciudadanos, la movilidad urbana, el crecimiento de la inseguridad, y la hiperconexión, que hacen que las ciudades requieran una infraestructura diferente. No se trata de algo futurista, sino que según el reporte de la consultora IDC “Worldwide Smart Cities 2017”, el concepto de ciudades inteligentes ya comienza a implementarse y en los próximos años significará el 45% de la inversión en Internet de las Cosas.

Los casos de uso en donde se pueden aplicar estas tecnologías son múltiples, como medición de la calidad ambiental, sistemas de gestión inteligente del alumbrado público, semáforos o luminaria inteligente, riego automático de espacios verdes, transporte inteligente, o tecnología aplicada a los puertos, para optimizar procesos que permitan exportar más y monitorear variables, o aplicada a las fuerzas, mediante equipos que proveen conectividad y comunicaciones en lugares remotos.

Por ejemplo, una de las soluciones que desde BGH Tech Partner diseñamos e implementamos en la Ciudad de Buenos Aires, en conjunto con la Subsecretaría de Mantenimiento del Espacio Público de la Ciudad, es la de hidrometeorología, que consiste en un sistema integrado de captura, administración y gestión de datos meteorológicos y de estado de la red de desagües pluviales, que trae beneficios como la obtención de alertas tempranas ante posibles inundaciones, la capacidad de planificación de obras de infraestructura, y una mejora de la calidad de vida de los habitantes.

En lo que respecta a Argentina, en el ámbito de la administración pública ha sido pionera en la adopción de IoT, y considero que es un área donde se seguirá avanzando de forma consistente. Asimismo, a medida que se vaya teniendo más conocimiento sobre esta tecnología y que las organizaciones comprendan su valor agregado, se irán generando una mayor variedad de proyectos e implementaciones.

El punto de partida para estas iniciativas es tener buena conectividad. Con buena conectividad se puede desarrollar cualquier proyecto en cualquier ámbito, ya sea por parte de los organismos de gobierno, como todas aquellas empresas que prestan servicios públicos o la comunidad. Asimismo, es importante la posibilidad de financiar los proyectos con tasas competitivas, que permitan llevarlos a la práctica.

Por otro lado, se trata de un camino, no de un conjunto de proyectos, que requiere definir una planificación a mediano y largo plazo con sinergia entre los distintos sectores, público y privado, para avanzar en obras de infraestructura, instalación de sensores y sistemas de control e información.

De esta forma, cuando pensamos la ciudad del futuro, será una ciudad altamente conectada, con mucha información disponible, y esto llegará al ciudadano en distintas formas. Por ejemplo, desde el celular podrá interactuar con todas las variables y tener desde alertas tempranas hasta información de movilidad, seguridad, y ahorros energéticos.

Contará también con centros de control que se integren en un nivel superior, para poder gestionar todas las variables de la ciudad desde allí, y así reunir la mayor cantidad de información posible para una adecuada toma de decisiones ante diferentes tipos de eventos. En este escenario, los datos se convierten en Información para los gobiernos, empresas y ciudadanos. Abundan aqui la automatización, las analiticas, la inteligencia artificial, y los modelos predictivos.

En conclusión, la tecnología es una necesidad para los gobiernos y los ciudadanos, para lograr una gestión más efectiva, mayor capacidad de reacción, eficiencia, transparencia y participación. Hoy nos encontramos en un punto de inflexión, donde las transformaciones son cada vez más veloces. Argentina tiene el potencial de convertirse en un país referente a nivel regional, mediante las medidas e iniciativas correspondientes para impulsar y fomentar estos proyectos.

 

Fuente: http://www.canal-ar.com.ar/25819-Planificacion-financiamiento-y-conectividad-los-ejes-para-una-ciudad-inteligente.html