Por Marcelo Girotti, CEO del Grupo BGH – Director Ejecutivo de BGH Tech Partner

La importancia estratégica de Vaca Muerta para nuestro país es indiscutible y la clave para su desarrollo es la incorporación de tecnología. Los yacimientos no solo son un motor de desarrollo para Neuquén sino para toda la economía nacional. Su funcionamiento debe mejorar día a día con soluciones que optimicen los procesos de operación, producción y transporte en el territorio.

 

En ese sentido, la transformación digital y el impacto de las nuevas tecnologías modifican los modelos de negocios preexistentes y las empresas van en busca de incorporar estas nuevas herramientas lo antes posible para mejorar su competitividad. 

 

Aquí es donde entra a jugar el Internet de las Cosas, o “IoT” (del inglés “Internet of Things”). Su objetivo tiende a integrar las operaciones con la tecnología respondiendo a necesidades reales del negocio, tales como la mejora de eficiencia, la automatización de procesos, y la reducción de costos y riesgos.

 

Analizando las soluciones IoT disponibles, existen cuatro pilares que las compañías deben considerar para lograr mejorar su productividad:

 

  • La captura de variables, distribuyendo sensores y actuadores en el campo;
  • El transporte de los datos, utilizando tecnologías de comunicación como LoRa, Sigfox, NB-IoT, WiFi, Bluetooth, entre otras;
  • El almacenamiento y/o procesamiento, que puede ser en el borde (edge), remoto o en la nube; y
  • La explotación de la información, a través de una plataforma IoT, diseñando tableros a medida o integrando los datos a los sistemas existentes.

 

A partir de estos cuatro niveles, los servicios son aplicados a necesidades específicas de la operación, con las adaptaciones que se requieran para cada caso, y dando una respuesta a medida de cada cliente. En síntesis, estas soluciones se aplican en la operación diaria brindando información que permite la optimización y automatización de los diferentes procesos específicos.

 

Podemos ver aplicaciones concretas de lo mencionado en tres casos de uso que venimos trabajando desde BGH Tech Partner. El primer caso implica capturar variables auxiliares en el campo de forma remota, para luego procesarlas y posteriormente disponibilizarlas para su explotación. Un ejemplo concreto de este modelo que desarrollamos tuvo como objetivo mejorar la eficiencia en el recorrido de camiones que debían cargar productos químicos en un punto determinado para transportarlo a otras locaciones. El problema que enfrentaba el cliente tenía que ver con que en diversas oportunidades los camiones acudían al punto de carga pero el químico no se encontraba disponible por haberse agotado. Esto impicaba un tiempo de espera de varias horas hasta que el producto fuera nuevamente disponibilizado, con el consiguiente costo asociado de tener un camión detenido, con problemas adicionales de tráfico y circulación no programada. Para solucionarlo, desarrollamos dispositivos autónomos de comunicaciones wireless que permiten capturar información de nivel y temperatura en los tanques de dosificación de químicos. Esta información es procesada, de forma tal que los camiones adecúan su recorrido a la disponibilidad del producto que deben cargar, de manera automatizada. De esta manera, se logran reducir costos de logística, brindar mayor seguridad a los operarios disminuyendo los viajes innecesarios, y prevenir posibles falencias en el proceso productivo. 

 

El segundo caso consiste en analíticas de video que permiten comprender patrones de comportamiento para mejorar la seguridad de los empleados y/o de los activos. Así, por ejemplo, la plataforma permite reconocer e individualizar los vehículos o el personal que se encuentran en la zona, de manera de poder tener un control adecuado de los mismos. Esta tecnología permite distintas variantes adicionales, como por ejemplo detectar e individualizar en tiempo real operarios que no se encuentren utilizando los elementos de protección personal reglamentarios. Así, puede configurarse la plataforma de manera tal de que, ante la detección de un operario que no se encuentre utilizando los elementos de seguridad o ante la detección de un vehículo no autorizado a ingresar a un perímetro, envíe una alerta de seguridad notificando el hecho a un tablero, o a quien o quienes se establezca. 

 

El tercer caso de uso en IoT resulta muy útil para la planificación urbana, o bien dentro de un site o perímetro determinado. Esta solución permite comprender el flujo de vehículos y de personas a través de imágenes, procesar la metadata, y obtener un reporte del comportamiento de ese flujo, pudiendo utilizar esa información de múltiples formas según las necesidades. De esta manera, por ejemplo, la plataforma puede establecer en qué momentos existen mayores flujos de tráfico, determinando cómo redistribuirlo adecuadamente a lo largo del día o por vías alternativas, de manera de minimizar tiempos de espera o de congestión, con el consiguiente ahorro de recursos que ello implica. También puede utilizarse para planificar adecuadamente obras de infraestructura, considerando cuáles son los momentos del día/semana/mes más adecuados para ejecutarlas, entre muchas otras aplicaciones.

 

Más allá de estos casos, es necesario tener presente que existe una gran cantidad de oportunidades donde el IoT decididamente mejorará la eficiencia de todos los procesos que conforman las distintas operaciones existentes en Vaca Muerta. 

 

Es necesario que los operadores tengan en cuenta el gran abanico de posibilidades existentes en este sentido, como asimismo la necesidad de desarrollar alianzas estratégicas con empresas que puedan construir puentes tecnológicos, con la capacidad y la flexibilidad necesarias para integrar soluciones modulares y variadas, de acuerdo con cada necesidad.