*Por Pablo Sorella, Consulting Sales Engineer of Networking Solutions de BGH Tech Partner

En el presente en el cual vivimos tanto la conectividad como la seguridad de la red se han vuelto cada vez más complejas y difíciles de administrar. 

Los equipos de IT de las empresas se estiran al límite para proteger a los usuarios, los dispositivos y las aplicaciones. Con más y más usuarios llevando sus dispositivos personales al trabajo, la adopción constante de dispositivos IoT y la naturaleza cambiante de las empresas hacen que la conectividad, la seguridad de la red y la política de acceso se vuelven cada día más complicadas.

 

En general, el hardware de nivel empresarial viene acompañado con una complejidad de nivel empresarial. La configuración de múltiples soluciones para satisfacer tantos requerimientos es lenta, desafiante y propensa a errores. 

Los equipos de IT deben trabajar con múltiples proveedores, tecnologías y consultores para implementar la conectividad de sus empresas e incluso las políticas de acceso y seguridad más básicas. Pudiendo dejar sus redes expuestas a configuraciones erróneas e incluso a vulnerabilidades.

 

Es en especial en aquellas empresas donde el personal de IT no es muy numeroso o bien con varias sucursales alejadas donde la gestión de la red es más complicada, que se pueden implementar soluciones de conectividad simples de configurar desde un solo panel de control y accesible desde la nube, pudiendo administrar toda la solución desde un navegador de internet, ya sea desde la oficina o desde cualquier parte del mundo. De esta forma liberamos de las tareas más tediosas y pesadas a sus recursos más preciados.

 

No todas las empresas pueden conocer el estado de su red actualmente sin tener que ir a la oficina. Y otras tantas seguramente no pueden saber si alguien está usando su red wireless empresarial en estos momentos. Las soluciones de conectividad administradas desde la nube permiten hacer un despliegue de la red mucho más rápido sin tener que enviar a un especialista al sitio remoto. Sumado a que son soluciones completas, fáciles de configurar y muy simples de administrar, son el aliado ideal para todo tipo de empresas. Son soluciones que derriban mitos.

 

Con la experiencia de haber vendido este tipo de soluciones en empresas que poseen varias sucursales distribuidas a lo largo del país, puedo garantizar que los tiempos de implementación disminuyen drásticamente. En un despliegue típico multi sucursal hay que enviar a un técnico con el equipo bajo el brazo para que realice la configuración y puesta en marcha en sitio, con los gastos de viáticos que todo ello implica. Esto no ocurre con una solución basada en la nube de Meraki ya que una vez realizada la puesta en marcha, la gestión desde la nube permite a la gente de IT poder gestionar toda la implementación de manera sencilla y desde un panel de control, con prestaciones y características de seguridad que se actualizan en el tiempo sin generar costos para las empresas, simplemente teniendo vigente una licencia de uso de los dispositivos.

 

A veces las empresas son reticentes a los cambios y a las nuevas soluciones. Será cuestión de pensar de otra manera, implementarlas e ir derribando mitos.