*Por Fernando Sciaccaluga, Software Product Manager de BGH Tech Partner

Hoy en día se está hablando mucho de las bases de datos autónomas. ¿En qué consisten? ¿Cuáles son las capacidades con las que debe contar una base de datos para ser considerada autónoma?

 

  • Auto aprovisionamiento: debe poder desplegarse fácil y rápidamente, en un entorno de alta disponibilidad para misión crítica.
  • Auto configuración: debe poder  configurarse para optimizar las cargas de trabajo a las que se la somete.
  • Auto indexación: debe crear, a partir del monitoreo de las cargas de trabajo, los índices necesarios que permitan acelerar las aplicaciones.
  • Auto scaling: debe poder escalar en capacidad de cómputo cuando las cargas de trabajo así lo requieran.
  • Auto Data Protection: debe proteger los datos sensibles que permitan, entre otras cosas, cumplir con los marcos regulatorios.
  • Auto Seguridad: encriptación de toda la base de datos, los backups y el tráfico que circule a través de la red.
  • Auto Backup: resguardo diario y posibilidad de recuperarse a cualquier punto del tiempo, por lo menos, de los últimos sesenta días.
  • Auto Patching: parcheo o actualizaciones con zero downtime. 

Algunas de las nuevas características que se espera que empiecen a incluir las base de datos autónomas son cuestiones de auto failover con cero pérdida de datos y auto machine learning como una plataforma de data science.

 

En el contexto actual, donde la información es el valor más preciado que tienen las compañías, es de vital importancia contar con este tipo de tecnología para poder, por ejemplo, reducir al mínimo las horas destinadas a la administración de los datos y dedicárselo a poder obtener valor de ellos.