*Por Diego Csernoch, BDM de Conectividad y Seguridad de BGH Tech Partner

Hoy estamos viviendo muchos cambios repentinos en los hábitos de las personas para protegerse de este nuevo virus, y eso trae aparejado un sinfín de cambios en los procesos de las empresas. Como toda crisis va a pasar, pero va a dejar cicatrices y muchos de los cambios que hoy adoptamos como temporales, seguramente en el futuro se adopten como habituales.

 

Pienso que los cambios más profundos serán los referidos a evitar lugares con gran cantidad de gente y por esto seguramente sea mucho más masiva la realización de cursos y seminarios a distancia, home office o la aparición de pequeñas oficinas distribuidas. De la misma forma, se evitarán los viajes que no sean estrictamente necesarios, y esto hará que proliferen las aplicaciones de colaboración y videoconferencia para que las personas puedan estar conectadas sin importar donde se encuentren y hablar tratando de no perder estímulos como los gestos, tonos de voz y muestras de aprobación o desaprobación, los cuales se suelen perder en una llamada de voz.

 

Otro de los puntos importantes es la seguridad de los dispositivos y la red. Cuando estamos en un entorno controlado, como lo es una oficina, hay diferentes barreras que usualmente no vemos para evitar ataques o robo de información. En cambio, cuando estamos en nuestras casas o en lugares con internet pública, estas barreras no están y cada uno de nosotros debe ser mucho más consciente de lo que hacemos para proteger nuestra principal herramienta de trabajo que es la información, tanto la nuestra como de nuestra red de trabajo y contactos. Por este motivo, las empresas tendrán que poner a disposición de los empleados nuevas tecnologías que permitan proteger de manera mucho más robusta las notebooks, tablets, teléfonos y todo tipo de endpoints. Esto puede ser a través de la doble autenticación, como así también el refuerzo de las herramientas de monitoreo sobre los sitios en los que entramos, chequeo de e-mails, análisis de archivos. Sobre todo se deberá contar con mucha capacitación a los usuarios para que identifiquen los riesgos y sepa minimizar la exposición a posibles ataques y robo de información.

 

Este es un camino de cambios y aprendizaje que vamos a tener que recorrer entre todos y que nos obligará a transformarnos a medida que lo recorremos.